SirC, artista urbano ariqueño: «Me he dado cuenta de que tengo seguir haciendo lo que me gusta»

Nueva Escena conversó con sirC, un artista emergente proveniente de Arica. Cristóbal Loyola comenzó su carrera en medio de la crisis sanitaria mundial por el Covid-19 y, hoy en día, cuenta con cuatro canciones y un videoclip.

SirC

sirC

Cristóbal Franco Javier Loyola Reyes, más conocido por su nombre artístico, SirC, es un joven ariqueño cantante de reggaetón, quien comenzó su carrera musical a finales del año 2020. En medio de la pandemia que azotaba al mundo.

Loyola decidió estudiar Ingeniería Civil Mecánica en la Universidad de Tarapacá, carrera en la que ya va por la mitad. Sin embargo, pareciera que esa no es la profesión que el estudiante quisiera seguir.

Proveniente de una familia de músicos, SirC siempre estuvo rodeado de instrumentos, y más que nada, de experiencias que lo llevaron a habitar el mundo musical en su interior. Su padre tuvo una banda, su hermano mayor también tiene un proyecto solista y su madre, que según él mismo describe, era más open mind: lo mantuvo con los ojos y la mente abierta para escuchar nuevos sonidos y géneros distintos.

SirC es uno más dentro del gran abanico de artistas y bandas emergentes que vieron en la pandemia una gran oportunidad para desarrollar su música y su talento. Un camino difícil, pero que Cristóbal lo toma con entusiasmo y ganas de seguir creando.

*Cabe destacar que al momento de la realización de esta entrevista, SirC solo contaba con cuatro temas oficialmente publicados. Sin embargo, el pasado 23 de septiembre, el artista lanzó su último y cuarto trabajo, titulado: El Trato.

En conversación con Nueva Escena, esto fue lo que SirC nos dijo:

  • Me imagino que estudiar y tener tu carrera como artista, no debe ser fácil ¿Cómo lo haces para financiar los gastos de la producción?
    • Con algunos pololitos [trabajos esporádicos] que salen generalmente de reparto. Es lo que me acomoda para poder pagarme lo que es relativo a la música, ¿cachai’? Lo que voy generando, lo gasto en la música. Esto es las grabaciones, la creación de los beats, juntar un poco aparte para los videoclips que son un gasto mayor y necesario.
  • Con respecto a eso y lo que es hoy, sé que ya tienes un video grabado. Si no me equivoco es uno solo ¿no?
    • Sí, tengo solo uno con una productora, que es el de Borrar T. Es el último tema que lancé. Ese fue con la productora 50 MM, en donde gasté realmente en la realización de un video. Viví todo el proceso, firmé un contrato y todo eso.
    • Antes, ya había grabado uno. Solo fue por probar y no lo hice solo, fue con un amigo con el que grabamos con un teléfono. Fue como para salir de la curiosidad y para soltarme también. Eso me sirvió para perder la vergüenza, porque igual da cosa tener que grabarte y verte todo el rato. Onda grabar más de una vez y todo eso.
    • Por ejemplo, para el último video tuvimos que grabar como 3 o 4 cuadros principales, y por cada uno, tenía que grabar como 6 veces. Es lo mismo. Era como raro después tener que verte y todo el tema. Pero claro, Borrar T fue mi primer video, entre comillas.
  • Hasta el momento SirC tiene 3 temas ¿no?*
    • Sí, tengo tres liberados. Aunque hay como diez que aún nadie conoce, pero tengo tres lanzados.
  • Esos son Sola, Convéncete y Borrar T.*
    • Sí, esos. En ese orden.
  • Y fueron lanzados hace poco entonces. ¿Porque Sola lo lanzaste hace poquito, no?
    • Si poh’, hace menos de un año. El 20 de noviembre, si mal no recuerdo. La historia de ese tema parte a principios de la pandemia. Aburrido, no sabía qué hacer. Y pucha, la música siempre ha estado a mi alrededor, onda mi papa fue músico, tenía una banda. Obviamente, de otro estilo y otros tiempos.  Después mi hermano, que también es artista, tenía su banda igual, pero ahora está de solista. Su nombre artístico es Niró, pero antes tenía su grupo. Era de la onda pop, como romántica.
    • Lo que pasa de repente, es que la mayoría piensa que uno al estar tan ligado a la música, te interesa más dedicarte a eso. A mí me pasaba, pero igual me daba vergüenza. Tenía como miedo a que no me saliera tan bien como a mi familia. Aunque igual, desde el colegio que hago cosas relacionadas a la música. Cantaba en algunos shows, aniversarios, salía a cantar por el colegio y cosas así. Pero era solo eso, no hacía nada más.
    • Después me puse a cachar toda esta onda, no sabía qué hacer con la pandemia y ahí me puse a hablar con un beatmaker de Santiago. Me mostró sus proyectos, sus creaciones y me dije a mi mismo que iba a probar con este ritmo, porque en las presentaciones anteriores no era que me pusiera a cantar reggaetón en el escenario, cantaba temas en inglés, un poco más cultural.
  • Eso te quería preguntar. ¿Siempre fue reggaetón o fue un proceso?
    • Fue un proceso. Yo igual siempre tuve influencias de la música en inglés, onda lenta, al contrario de lo que uno podría pensar viendo lo que hago. Por ejemplo, por decirte alguna referencia, Shawn Méndez. Yo lo escuchaba harto, es otra onda muy distinta.
    • Entonces, como te contaba, escuché los ritmos de este beatmaker y quise probarlos. Pensé que esos mismos beats podrían sonar bacán en español, como algo más movido, y probé.
    • Pedí un beat y lo tuve ahí guardado como una semana. No sabía si realmente iba a hacer algo. Entonces empecé a tirar lápiz y cachar más o menos como quería que fuera la canción, no por un tema en concreto, si no que como para guiarme. Por ahí quería llevar el tema, no por experiencias pasadas ni nada.
    • Luego se lo comenté a mi familia. Me preguntaron si quería grabar la canción y dije que sí. Se lo mostré primero a mi hermano, porque es más joven y porque cacha más. Me apañó al toque y me dijo que me iba a acompañar a la grabación. Después se lo comenté a mis papás, onda el día antes de que fuera a grabar.
  • Ah ya, tenías todo cocinado.
    • Si poh’. Onda llegué y les dije: “Voy a grabar esto, si les gusta bien, si no bien también”. Fui a grabarlo y te juro que llegué allá muy tímido, era mi primer tema y no estaba tan confiado. Bueno, ahora, que tengo un poco más de experiencia, no tengo miedo de decir lo que me gusta y lo que no. En ese momento, no.
  • Te quedabas con lo que te decían.
    • Claro. Me decían: “Oye esto podría ser así” y yo como “Sí, tenís razón”. Eso fue más que nada. Fue como para probar, porque en ese momento tenía cero expectativas porque era el punto de partida.
    • Lo grabé y después lo tuve ahí como un mes grabado. Se lo comenté a mi mejor amigo, el que me apaña en todas y me dijo que teníamos que hacerle un videoclip. De hecho, él me ayudó a hacer el video lyrics que tiene el tema. Aparte, igual me apaño con la promoción. Nunca pagada, solo compartida por historias y entre amigos.
    • Con todo ese impulso, yo me motivé para lanzarlo. Te juro que cuando lo publiqué, apagué el celu. No vi el celular como en tres horas.
  • ¿Hubo algún momento clave que recuerdes haber dicho: “Ya, filo, voy”?
    • Si poh’. Fue como a las dos semanas, pensando en cuando lo lanzaría. El día antes de publicarlo, dije “Ya, lancémonos y que sea lo que sea no más. Tampoco busco ser el número uno”. Creo que lo lancé como a las nueve o diez de la noche.
  • ¿Qué estabas haciendo en ese momento?
    • Estaba en mi casa, con los nervios de punta. No sabía que hacer, estaba encerrado en mi pieza. Una hora antes del lanzamiento, estaba demasiado ansioso y no promocioné nada porque puedes tener algo en Spotify, pero si no lo promocionas, nadie va a saber. De puros nervios, no promocioné nada y dije: “no, mejor no lo publico”.
    • Pero igual sentía un compromiso, porque antes lo había comentado con alguien. Creo que había publicado algo, no me acuerdo. Pero sentía un compromiso. Entonces, al final dije: “filo, si tiene buen recibimiento bien, y si no también. Voy a seguir en la mía porque es algo que me gusta”.
sirC
Archivo personal de Cristóbal.

El apoyo incondicional

En Chile, la escena musical emergente es una de las más competitivas, debido a que no existe un apoyo concreto para los artistas o bandas que buscan hacerse un espacio dentro del mainstream nacional. Por lo tanto, el apoyo del círculo cercano de cualquier artista se vuelve algo fundamental.

  • Como días buenos, hay días malos. ¿Hay días en donde te cuestiones la decisión de seguir este camino?
    • No te voy a negar que hay noches en donde pienso que sería mejor botar todo lo que he hecho, pero conversando con gente cercana a mí, me he dado cuenta de que tengo seguir haciendo lo que me gusta. Si en algún momento me llegase a tocar dedicarme a la música, no tener la “fama máxima”, pero que me alcance para dedicarme a esto, feliz lo hago. De momento es eso, no me he querido echar pa’ atrás.
    • Igual es algo normal en mí. Cada vez que saco un tema, me cuestiono si subirlo o no. Es como un miedo al rechazo, un miedo a la no aceptación. Pero filo, los saco no más y que sea lo que tenga que ser, voy a seguir en esa igual.
  • ¿Te has podido llevar bien con ese ir y venir de emociones positivas y negativas?
    • Si, lo he llevado bien. En general, bien. Siempre he tenido mi círculo cercano que me apoya, son pocos, pero esos son los importantes.
    • Obviamente, mi trabajo no le puede gustar a todo el mundo, pero igual se siente el apoyo y es eso lo que me ha tirado para delante. Por ejemplo, le he conversado a muchas personas la idea de parar y me responden con motivos y frases que yo mismo he dicho. Me recuerdan que es algo que yo quise hacer. Nadie me obligó o me dijo que lo hiciera. Fue algo que me nació a mí, que me gusta y que en este momento puedo permitírmelo.
    • A pesar de esos bajones, la mayoría son momentos buenos. Obviamente, no será todo el apoyo que uno se imagina. Uno piensa que lanzando un tema, todos te querrán hablar de eso y no es así. He sentido mucho apoyo y estoy agradecido, pero uno siempre espera que sea un poquito más. Aunque es este último tiempo ha sido así, me han apoyado caleta por el último tema, para el poco tiempo que lleva y lo poco conocido que soy. Tengo solo tres canciones y que, prácticamente, no he promocionado.
sirC
Archivo personal de Cristóbal.

El reggaetón

Todo artista tiene sus influencias. Se trata de esas bases de donde se rescata la inspiración. Muchas veces, esas influencias no tienen mucho que ver con el trabajo actual del creador:

  • Con respecto a la música ¿Tienes ya armado tu nicho dentro del género urbano y el reggaetón? ¿Te identificas?
    • Sí, totalmente. Ahora último he estado trabajando con otras personas de acá, con una de ellas solo nos falta el hecho de grabar. Es como un trap house. Es esa onda, pero siempre respetando los ritmos del género urbano.
    • Eso, obviamente junto con el reggaetón y también de la “onda triste”. Es como reggaetón, pero no es de perreo, también voy a sacar cosas así. De hecho, tengo algunas muestras.
    • En general, siempre voy a seguir por el género urbano porque me siento cómodo en cuanto a la creación de letras y con la cercanía que puedo lograr con el público. Uno evalúa las cosas que uno va viendo. Lo que estoy haciendo es porque me gusta y no porque está de moda.
    • Siempre he tenido influencias de música lenta, pero hoy en día no creo que ese género no da como a un buen puerto, a menos que te vaya muy muy bien.
    • Por ahora, estoy feliz haciendo lo que hago. Quizás en algún momento varíe un poco o me reinvente, pero siempre manteniendo la misma línea.
  • Tú y yo tenemos casi la misma edad y cuando éramos chicos el reggaetón se escuchaba mucho. ¿Recuerdas algún momento de cuando te enganchaste con el género urbano, o la primera vez que escuchaste reggaetón?
    • En general, acá en la casa, es mi hermana la escucha más de esa onda; mi papá tenía su banda y era más rock; y bueno, mi mamá era más open-mind en cuanto a la música, escucha de todo.
    • Quizás gracias a ella es la que me enseñó a escuchar de todo, lo que me ayudó para decidir que me iba a dedicar al reggaetón. Mi mamá siempre me mostraba canciones nuevas, de reggaetón incluso, sin yo saber que me iba dedicar a esto. Fue ella quién me mantuvo la mente abierta.
    • Quizás fue en la media y el primer año de U cuando escuché más reggaetón y donde se me clavó esa espina. En el 2019 por ahí fue cuando me empecé a interesar por grabar algún tema, quería saber cómo era. Pero era una idea no más.
  • ¿Tienes algún referente dentro del reggaetón?
    • Sí, a Feid, que lo vengo escuchando hace tiempo. Desde que hacía colaboraciones con otros como J Balvin. Escuchaba lo poco que tenía solo, me gustaba esa onda.
    • No lo dejé de seguir, siento que es uno de los referentes por lo que tengo más apego. No es que lo copie, pero es del que tengo más influencias.
  • Bueno, Feid no es solamente reggaetón, también tiene varias cositas. Tiene sus temas lentos. Hay cierta similitud.
    • Sipo, por un lado, está Feid, pero también está Mora.
  • Dicen que Mora es como el genio último del género porque está metido en la producción y domina el ambiente sonoro.
    • Sí, son ellos dos mis referentes, y bueno, quizás hay alguna similitud en las voces.
siRc
Archivo personal de Cristóbal.

Una emergencia acelerada

La crisis mundial por la pandemia significó un freno en seco para muchas carreras musicales. Lamentablemente, una gran mayoría de los proyectos debieron ser culminados debido a la imposibilidad de grabar, o incluso, de ensayar.

No obstante, hay otra facción de artistas que encontraron en el encierro una oportunidad de introspección, que sirvió como el punta pie que dio inicio a un acelerado crecimiento.

  • Tu caso ha sido particular porque todo te ha pasado muy rápido. Hace dos años tenías tus dudas, el año pasado lanzaste tus primeros temas y ahora estás inserto en el género. Entonces, quiero saber cómo lo hiciste con la pandemia, porque a los artistas emergentes, que estaban recién surgiendo, fue una especie de introspección para lanzarse desde el encierro.
    • La pandemia impulsó al género urbano. Lo digo porque he visto que en Chile han surgido muchos artistas de la nada. No todos conocidos, pero si hay muchos que pegaron y empezaron a sonar harto.
    • Además, los oyentes chilenos se empezaron a interesar más en la música urbana, porque es exactamente como se dice: ninguno es profeta en su tierra. Es súper difícil sonar donde la mayoría se concentra en la música de afuera. Me incluyo, todos somos así.
    • Con la pandemia, la gente se aburría y se empezó a interesar en el artista local. Yo veía a muchos artistas chilenos que, en 2019 y principios del 2020, no eran tan conocidos. Pero de a poco la gente empezaba a apoyarlos. Esos mismos, ahora tienen su gente fiel y buenas reproducciones.
    • Todo eso fue por la pandemia y yo creo que eso mismo me pasó a mí.
  • Si ellos pueden ¿por qué yo no?
    • Claro. Si ellos pudieron, ¿por qué yo no atreverme? Fue más que nada eso. Yo igual le supe sacar provecho. Si hay algo positivo que rescatar de todo lo malo que trajo la pandemia, fue mi desarrollo personal como artista y atreverme a hacer lo que yo quería hacer y darme cuenta de que eso era lo que realmente me gustaba
    • Obviamente, hay días en donde no se me ocurre nada para crear, pero son más en los que me voy en la volá. Eso me hace sentir bien.
sirC
Archivo personal de Cristóbal.

SirC, un artista emergente con proyecciones

Como en todo proyecto, de cualquier índole, se necesita la motivación, la unión de voluntades y, por sobre todo, mucho trabajo.

Eso, SirC lo tiene claro. El artista tiene fechas tentativas para nuevos lanzamientos y ¿por qué no? Presentaciones.

  • ¿Cuáles son tus planes? ¿Tus metas?
    • Tengo mis sueños como a largo plazo. Si la vida me permite y todo resulta bien, onda poder dedicarme a esto y tomarlo como una forma de ganarme la vida. Esa es mi meta.
    • Quizás no ser el número uno, el diez o el veinte. Obviamente es un sueño. Pero que mi trabajo sea esto, es mi meta aterrizada. Ahora, es un objetivo, pero estoy trabajando para que sea una realidad: Poder dedicarme a esto.
    • Uno también espera un buen recibimiento. Como te decía, en este momento tengo muchas cosas en mente, ideas, fechas, lanzamiento, muchas cosas.
  • Me imagino que esa es una de tus motivaciones
    • Si poh’. Tengo muchas cosas grabadas, pero eso no me detiene. Sigo grabando y lo seguiré haciendo mientras tenga la plata y el tiempo.  Cada vez que se me ocurre algo, quiero hacerlo y lo empiezo a crear.
    • Aún no tengo fechas confirmadas, por mi podría lanzarlo todo al toque. Pero uno igual tiene que pensarlo bien, planificar, ver si da para disco, EP o algo así. Es todo otro mundo el tema de la planificación, en donde estoy solo. Sin ningún otro tipo de apoyo. Soy mi propio representante. He tratado de hacer esa pega lo mejor posible.
  • Demás que ya has pensado en otras cosas, como un álbum. Esa es otra etapa o desafío.
    • Es algo que me gustaría. Uno igual crea muchas canciones, las grabas y piensas: “esto estaría bacán para un álbum”.
  • Como siguiendo un concepto
    • Claro. Es otra meta que, espero, sea a corto plazo.
sirC
Archivo personal de Cristóbal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.